Meditación Zen: cómo relajarte y eliminar el estrés - Endi Bresci - Regresiones a Vidas Pasadas Hipnosis Capital Federal
Saltar al contenido

Meditación Zen: cómo relajarte y eliminar el estrés

julio 31, 2015

Meditación Zen: cómo relajarte y eliminar el estrés

¿Puede el Zen funcionar como esos molinos que arrastran el agua en cierta dirección para ayudar al bienestar? Meditar nos ayuda a conocernos y “mover”, como el agua, toda la energía. Alberto Silva, uno de los principales divulgadores del Zen en nuestro país y director del zenBA, nos acerca los principales puntos de esta cultura.

meditación

s textos antiguos sugieren que el Zen podría ser visto como “camino de agua”, una vía media por la que fluyen ciertas “corrientes” que arrastran a quienes quieren dejarse llevar por ellas. Ahora bien, la energía del río no se dispensa sola, ni las aguas aprenden a circular a cadencia correcta sin instrumentos que ayuden. ¿Puede el Zen funcionar como esos molinos que arrastran el agua -en este caso, la energía- en cierta dirección que ayude al bienestar? Lo cierto es que resulta habitual saber cómo quisiéramos sentirnos, pero no sabemos cómo conseguirlo.

El bienestar constituye, para algunas personas, una lejana fantasía. Al ser algo tan preciado, cometemos el error de vincularlo a cosas de alto costo: un objetivo solo lograble en idílicos lugares lejanos, o a través de enseñanzas remotas. Con la Meditación Zen ocurre lo contrario. El bienestar no hay que buscarlo lejos porque está “cerca”, en lo más íntimo de nuestra respiración. Y no tiene precio porque su “valor” reside en que lo conseguimos por una decisión propia y por nuestro empuje.

Meditación como descanso

¿Qué es, entonces, para nosotros, la meditación? Algo que cumple una expectativa de bienestar que podemos designar de formas variadas: aflojar, hacer silencio, profundizar en uno mismo, conseguir equilibrio. En síntesis, descansar.

A diferencia de otras prácticas y creencias, el Zen no pide ninguna condición externa (posturas, espiritualidad, vestimentas). Sí, en cambio, plantea con franqueza un requisito intransferible: la observación de uno mismo y, desde allí, desde lo propio, la búsqueda de un equilibrio interior. Sin conocerte, difícilmente podrás relajarte y descansar.

El bienestar que proporciona el Zen se puede observar y sentir en diferentes aspectos: relajación durante el día, creciente actitud y aptitud para el descanso sin menguar la actividad, mejora del sueño, etc. Dichos beneficios se producen porque la meditación Zen se centra en equilibrar la respiración, lo cual proporciona descanso (de mente y corazón).

*** También podés saber más sobre yoga y meditación en la “Conferencia de la Mujer” que se realiza en agosto ***

Se trata de un aprendizaje

Si bien no es un proceso complejo, como todo aprendizaje requiere motivación para desarrollar una práctica y sostenerla. No existen recetas mágicas, no se abren los cielos a un estado perceptivo sobrenatural.

En la meditación Zen las cosas ocurren paso a paso, con ayuda de manos expertas que acompañan y allanan. Como dijimos al principio, con la asistencia del molino que ayuda a arrastrar el agua. El aprendizaje de la meditación es un camino de conocimiento propio, inscripto en las circunstancias que a cada uno le toca vivir.

Desde su origen, la meditación Zen siempre quiso ser una actividad de personas insertas en su mundo cultural y social. Zen es instalarse en el mundo material, vivir la vida de los sentidos y volverse independiente de los acontecimientos. O sea, vivir en este mundo, pero no sentirnos aplastados por él. Finalmente, la meditación queda en manos propias, esperando ser utilizada en contextos variados. Es a partir de ellos que cada uno va forjando, de forma guiada, la herramienta que necesita.

Cómo funciona

El método Zen tiene características puntuales.

* Se trata de la transmisión de una experiencia concreta (hay una enseñanza).

* A su vez, es una práctica personalizada (¿qué postura me conviene?; ¿cómo  respirar; ¿qué preparación física?; ¿cómo reconocer mi cuerpo?).

* La práctica es apta para todas las personas y es recomendable realizarla en un ambiente de aprendizaje grupal.

Las principales modalidades de este tipo de meditación son Zazen Teisho y REM. En el Zazen Teisho hay un planteo oral de temas cotidianos, comentados con la mirada del Zen y, luego, una meditación guiada. Por su parte, en REM se proponen ejercicios de relajación y respiración, para luego continuar con la meditación guiada.

Como dijimos, no es una iluminación repentina, una inspiración ni una receta mágica. Se logra a partir de un recorrido y un buceo profundo en lo interior de cada uno. Pero, a cambio, lo que se obtiene puede ser algo tan maravilloso y ansiado como el bienestar.

Por Alberto Silva, profesor en filosofía, sociólogo especialista en sociedad y cultura japonesas y director de zenBA. El sábado 1 de agosto, de 12 a 14 hs., dictará la conferencia “Rasgos de un Zen laico”, en el marco de los encuentros mensuales que organiza el zenBA denominados “Café y Zen”. En Arévalo 2274, Palermo. 

 

Fuente: http://entremujeres.clarin.com/vida-sana/bienestar/Lograr-bienestar-meditacion-zen_0_1402060029.html

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: